Semana de la Unidad Alemana


Alemania fue reunificada oficialmente el 3 de octubre de 1990, cuando los cinco estados federales de Alemania Oriental (Brandemburgo, Mecklemburgo- Pomerania Occidental, Sajonia, Sajonia-Anhalt y Turingia) se incorporaron formalmente a la República Federal Alemana. Para ello se optó por una de las dos alternativas previstas por la Constitución de la Alemania Occidental: el ámbito de aplicación de la Ley Fundamental fue simplemente ampliado para incluir a los nuevos estados.


Pero lograr la unidad política fue solo una parte del largo camino que se debió recorrer hasta nuestros días. Faltaba solucionar los demás problemas que se habían generado durante el tiempo de la separación, principalmente las grandes diferencias en el área social, económica, industrial, cultural y educativa.


Esta situación llevó a la creación de un fondo para tratar de equiparar las condiciones de vida en la ex Alemania del este. Y si bien los avances han sido fructíferos todavía queda un largo camino por recorrer. Pero esas diferencias entre el este y el oeste no son tantas como las diferencias que se ven entre el norte y el sur del país, o como las que existen en cualquier otra nación.


Hoy, tras 31 años de existencia, la conclusión es que la unificación transformó profundamente el país. Alemania es hoy un país multifacético, multicultural, comprometido con la paz y la seguridad del mundo, con el respeto de los derechos humanos, que brinda ayuda humanitaria a quien lo necesite.


Hoy, tras 31 años de existencia, ha quedado atrás la discusión acerca de si el proceso de unificación podría haber tenido lugar de otra manera. Las circunstancias no permitieron hacer una pausa en el proceso, tal como lo exigían varios dirigentes e intelectuales de la época. La mayoría de la población exigía una unificación relámpago.


Hoy, 31 años después, en las universidades alemanas comienzan a estudiar la generación de jóvenes que nacieron luego de la caída del muro y de la reunificación.


Hoy, 31 años después, ya no se intenta dar respuesta a la pregunta de si “las dos almas de las medias naciones” se han separado o se han unido.


Hoy, 31 años después, la unidad es tan normal que pronto solo en los festejos de los aniversarios como el presente, se recordará que ello no siempre fue así.


Finalmente queremos agradecer al Instituto Gutenberg la oportunidad que nos brinda de hacer llegar nuestro mensaje a los docentes, alumnos y padres de esta institución educativa, y felicitarlos por la provechosa tarea que diariamente desarrollan para el beneficio de la comunidad.


Dr. Christian Kegler
Cónsul
Consulado de la República Federal de Alemania
Posadas – Misiones